lunes, 10 de marzo de 2014

El segundo sexo*

El sábado fue el día de la mujer trabajadora y no pienso entrar al trapo de si es o no necesario, de si no existe el día del hombre o de si chúpame el moño, querido. Lo es y punto. Que ser feminista os parezca más o menos pasado de moda me da igual. Las mujeres tenemos un día porque históricamente hemos sido, y aún somos, menospreciadas por razón de nuestro sexo. 


Últimamente tengo la sensación de que el hecho de ser mujer se plantea sólo  ligado a la maternidad. Me parece muy curioso, y sospechoso, que se reduzcan a este único aspecto todas las diferencias que existen entre hombres y mujeres.

En cuanto a la maternidad, en los tiempos que corren veo dos tendencias extremas y claramente opuestas (hay una extensa y obvia variedad entre estos polos, que nadie se ofenda, por favor): por un lado están las madres que reivindican con uñas y dientes su posición en el mundo laboral con un consiguiente "abandono" de sus hijos a ojos del mundo; por otro lado tenemos a las que se quedan en el hogar para cuidar de sus retoños y tenerlos colgando de la teta 3 años. Pues a mí todo me parece estupendo, en serio. Que cada una sea la madre que quiera ser pero el feminismo no habla de madres: habla de MUJERES. Porque también hay mujeres que no son madres, ¡sorpresa!, ni lo quieren ser, ¡doble sorpresa!



Para mí el feminismo es que no digas que tu marido/pareja, si lo tienes o lo quieres tener, te "ayuda en casa". ¿Perdona? ¿Ayudar? ¿Es que tienes una marca a fuego en el lomo que ponga "limpieza"? Yo no. Feminismo es que un tío no te suelte un comentario machista y te quedes con cara de tonta por no parecer una borde o una radical. Feminismo es que entiendas que puedes hacer con tu vida lo que te dé la real gana y que así debería ser para todos, hombres y mujeres. Que eso es el feminismo para mí, reivindicar que somos diferentes, pero que debemos tener los mismos derechos.




Nota: este post lo escribí el viernes. Ayer vi la portada de Smoda que muestra lo que yo os digo: que ser mujer es ser madre. ¡Y una mierda! Yo era mujer muuucho antes de tener a Moneypenny. Jamás me definiría como madre. Es algo que soy pero igual que soy hija o nieta y ello jamás me ha definido. Por lo obvio. 

*A falta de inspiración he tomado prestado, con todo el descaro del mundo, el título de un ensayo de Simone de Beauvoir. 

41 comentarios:

  1. Hacía tiempo que no leía algo tan sensato sobre este tema. Igual es que había tirado la toalla, harta de arengas y "panfletismos"baratos. Me gusta como piensas :-)
    Mandarina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La verdad es que escribí el post porque me siento algo desconcertada ante lo que me rodea. Nos llega tanta información que a veces no sé descifrarla. Me sorprende qhe conceptos tan básicos se pierdan en la inmensidad del mar.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Comentario en FB de ayer sobre la película sobre Concepción Arenal emitida en TVE el sábado: "Feminismo auténtico, no esa cosa ideologizada de ahora."
    Le he preguntado al tiparraco que escribió eso porqué el del XIX de esa gran señora (una avanzada a su tiempo) es el bueno para el XXI pero no se ha dignado en contestarme. Será que no se rebaja a hablar con mujeres de este siglo.

    Queda tanto camino...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres de antes eran auténticas. Parece que no te enteras. Yo de mayor quiero ser de antes. De cuando no podíamos votar.
      Queda tanto camino que nos lo están llenando de peajes.

      Eliminar
    2. De cuando no podíamos votar.
      Ni tener quinientas libras al año
      y una habitación propia.
      Sólo vivir en la sala de estar.

      Rimo tomando prestado con todo el descaro del mundo, porque parece que ahora reivindicar es algo (curiosa y sospechosamente) vulgarísimo.

      Gwilt

      Eliminar
    3. De todas formas, votar está sobrevalorado. Luego llegas ¿y qué?

      Eliminar
    4. Enseñas el DNI y metes la papeleta en la urna. Y antes puedes meterte en los probadores para hacerte la misteriosa.

      Gwilt

      Eliminar
    5. Reivindicar se ve que está reñido con el buen gusto y las maneras. Yo siempre pienso en la madre de Mary Poppins y su "Fiero soldado con faldas soy".

      Eliminar
    6. Ay, querida, yo también. Y en Catherine Winslow de "The Winslow Boy".

      Gwilt

      Eliminar
    7. Es un estilo. Además las enaguas hay que lavarlas a mano.

      Eliminar
  3. Yo soy feminista, por que el feminismo también beneficia a unos hombres castrados en muchos aspectos por el patriarcado. Yo voy a tirar por la parte espiritual del femenismo, en concreto por la concepción de Starhawk. Ser madre, pero no una madre biológica, una madre que puede alimentar a un niño, pero también puede alimentar un carrera, ser madre como también se puede ser padre. La biología no define nuestros derechos, ni tampoco quienes somos como PERSONAS, que es lo que parece que se nos olvida. Una mujer es libre al igual que un hombre y hará lo que de su vountad le salga, ni por se madre o padre se es más o menos digno, cada uno decine alimentar su vida con lo que realmente le llene, es que eso ya son cosas de decisión personal. Y que no se me malinterprete, que simplemente te estoy dando la razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te entiende perfectamente. El machismo no beneficia a los hombres que no cumplen con las normas establecidas. Yo he tenido alumnos empujados por sus padres a elegir su misma carrera y lo han pasado fatal.
      Gracias por leerme y comentar.

      Eliminar
  4. Tengo una amiga que ya antes de quedarse embarazada pedía al divino que su hijo futuro hijo fuera varón. "A mí me han jodido mucho en el trabajo por ser mujer, los tíos lo tienen más fácil, no quiero tener una hija y que pase por eso". Al margen de que sus deseos estuvieran más o menos condicionados por una muy mala racha, o un jefe cabrón, la realidad es que su frase no se me ha ido nunca de la cabeza. Por cierto, acaba de tener una niña y con ello, la oportunidad para educarla para enfrentar un futuro que ojalá sea mejor que su presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo dijo mi cuñada cuando supimos que el mayor de mis sobrinos era niño. "Lo tendrá más fácil". Él igual sí que es buenísimo jugando al fútbol y tocando el piano, pero su hermano que odia el deporte rey parece que no.
      El cambio empieza en casa y se materializa fuera. Tu amiga va enseñar a esa niña a no resignarse que es lo que hay que hacer. Sentirse inferiores es el mal. ¡Viva la dignidad!

      Eliminar
  5. http://filosofafrivola.blogspot.com.es/2014/03/los-peores-carteles-del-8-de-marzo-vol.html A mayor abundamiento sobre el tema ...

    ResponderEliminar
  6. Pues yo creo que ha llegado el momento de celebrar el día del hombre. El varón avanza hacia su extinción a pasos acelerados. Que actualmente el varón occidental produzca 60 millones menos de espermatozoides que hace un siglo no es baladí.

    Yo me he criado en un ambiente muy machista y puede que por eso mismo he llegado a la conclusión de que no nos llegan a la suela de los zapatos en múltiples aspectos.

    Sólo una cosa he envidiado de ellos. Su capacidad para olvidarse rápidamente de cualquier ligue pasajero. Y ya ni eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero en Galicia lo que se llevaba no era el matriarcado...?

      Eliminar
    2. Olvidarse de los ligues y de muchas otras cosas. Yo no les envidio nada. No me gustaría ser hombre porque ya le he cogido cariño a esto.

      Eliminar
    3. Sin ánimo de polemizar: cuidado con el "no nos llegan ni a la suela del zapato" por que de ahí al "quita, inútil, que ya lo hago yo" va un paso ... que nada enturbie nuestra voluntad pedagógica¡: enseñémosles a pescar¡

      Eliminar
    4. Yo no digo que no nos lleguen a la suela del zapato. Yo con el que he elegido estoy encantada. No quiero ser hombre porque ya me he acostumbrado a ser mujer. Y soy una persona de costumbres.

      Eliminar
    5. Silvia, llevas mucha razón pero el problema es evolutivo, no tiene marcha atrás :-)

      Senyo, estoy generalizando. Yo con el que he encontrado también estoy encantada -casi todo el tiempo- aunque tenemos nuestras guerras cotidianas. Y no me he acostumbrado a todo lo que conlleva ser mujer. Veo a las otras hembras en la naturaleza, tan iguales a sus machos y luego me observo a mi, con mis piernas depiladas, mis zapatos de tacón y mi morro pintado y no sé si me compensa perder tanto tiempo en ser mujer, sinceramente...

      Eliminar
    6. Te entiendo perfectamente, Pri. Ya sé que generalizabas, querida.

      Eliminar
    7. Yo ni me pongo tacón, ni me pinto el morro (salvo fuerza mayor). Igual soy un poco hombre. Me lo haré mirar.

      Eliminar
    8. Se depila Senyo, al menos en verano que la he visto yo con minishort!!

      Aunque con tal de no darme la razón, no descartes que deje de hacerlo...

      Eliminar
    9. ¿Minishort? ¿Qué horterada es esa?

      Eliminar
    10. Nos dejamos las piernas al natural y alguien inventa minilazitos para ir decorando toda la pantorrilla. Al tiempo.

      Gwilt

      Eliminar
    11. Falda pantalón, Bot

      Gwilt

      Eliminar
    12. Pri, seguro que mi archienemiga se depila y se maquilla la que más. Apuesto que tiene colección de MAC en casa e ingles brasileñas.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. http://www.elcomercio.es/20140305/economia/mujer-asturias-debe-trabajar-201403051315.html
    El otro día leí esta noticia, que para nada me pilló por sorpresa, pero hoy la recordé gracias a sita Irene.
    Y a seguir peleando...
    Mandarina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dice la canción "101 años no son nada. Que febril la mirada errante en la sombra te busca y te nombra".
      Gracias por compartirlo.

      Eliminar
  9. Si ser mujer conlleva: ser madre, limpiar, cuidar a los demás y todas la tareas que nos agenciamos, todo eso no nos denigra. Lo hacen los que NO respetan que cada una elija como quiere ser y hacer y NO dejarse pisotear por nadie..."Hombre o Mujer". Maui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón. Saber y poder es lo que nos hace fuertes.

      Eliminar
  10. No me gusta la palabra feminismo. Lingüísticamente es equivalente a machismo. Yo prefiero decir que soy Igualista. Quiero que todos tengamos el mismo valor, sea cual sea nuestro sexo genético o psicológico. Hay una corriente dentro de ese feminismo que identifica mujer con madre, que en su tarea de ensalzar la maternidad como máxima expresión de la mujer, pretende excluir la figura paterna a un plano más que nimio. "La crianza es sólo nuestra, nos pertenece", "el niño es mío y sólo mío"... Cosas así he tenido que leer en documentos médico-legales autorizados por la OMS y ensalzados por este tipo de feminismo. Para mi, eso no es ese feminismo que a mi me gusta llamar igualismo. Eso es feminismo machista, por bautizarlo de alguna manera. Señoras, yo nunca quise ser madre, aunque siempre me sentí muy mujer. Ahora soy madre, y me sigo sintiendo igual de mujer, no más. Tengo un compañero que alimenta a sus hijos, que los disfruta piel con piel y que si algún día se separa de mi, disfrutará de sus hijos el mismo tiempo que yo. Yo nunca he tenido que reivindicar mi valor ante él, ni él ha tenido que reivindicar su valor ante mi. Actuamos de manera natural, como seres humanos con los mismos derechos, las mismas obligaciones y los mismos sentimientos. Eso es así. Eso es la vida real. Así entiendo yo el "feminismo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te confundes. El equivalente lingüístico e ideológico al machismo es el hembrismo. Mientras que el feminismo promueve la igualdad entre sexos.
      Por desgracia es cierto que hay muchas mujeres que quieren apoderarse de la maternidad y no compartirla con sus parejas. Una pena.
      Gràcies per llegir i comentar, Reina.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. La maternidad es muy jodida, Y el problema está en mantener tu identidad como mujer cuando eres madre... Cuando eres madre, todo se complica, demasiado... Y te encuentras con una jefa que te dice a tu cara: "perdona bonita, este mundo no es de mamis y bebés". Si eso no es suficiente para pensar que el papel de la mujer es mucho más complicado cuando es ser madre, que se me represente la Virgen María ahora mismo... Yo tenía más claro que quería ser madre antes de ser madre... Por eso creo que es difícil luchar por nuestros derechos como mujer, pero más como madre (también mujer, que se olvida rápido el mundo).
    Me gusta leeros ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mujeres que son más machistas que la mayoría de hombres y que te "penalizan" por querer ser madre. Esa es otra de las luchas. Entender que debemos tener los mismos derechos, pero no ser iguales, porque no lo somos.
      Gracias por comentar.

      Eliminar