lunes, 27 de enero de 2014

Veo, veo

¿Qué ves? Pues veo más de lo que tú crees. 


Me confieso usuaria de IG desde hace un tiempito (158 weeks me dice la aplicación) y me encanta. También me gusta que la gente anexe fotos personales a sus tuits. Sobre todo me apasiona fijarme en los detalles. (Vosotros no lo sabéis, obvio, pero yo soy muy observadora y crítica, que no criticona.) A mí, por ejemplo, si me ponéis una foto de unas galletas estupendas que habéis horneado en casa, no veo únicamente las galletas, veo el plato, la encimera, las baldosas, el mantelito, si lo hay, las sombras... Todo. Porque el ojo humano está creado para ver lo que quiere y no lo que quieres que vea al colgar tu foto (no tengo base científica, pero podría encontrarla. No me piquéis).


A modo de experimento he hecho unas fotos (con la inestimable ayuda Mr. Xarin) basadas en hechos reales, pero cuya semejanza con la realidad es pura coincidencia. Al grano.


1

2

3



4





A ver, juguemos.

1 .
- Veo, veo.
-¿Qué ves?
- Pues tú quieres que ve una estupenda sal roja y yo veo que la especia acompañante es de Hacendado. 

2.
- Veo, veo.
-¿Qué ves?
- Te podría decir que veo unos tonos estupendos de pintalabios y que casi no he visto los tampones al fondo del bolso. ¡Ups!


3.
- Veo, veo.
-¿Qué ves?
- Un bol de guacamole que tú te mueres por comer, pero que en foto no acaba de apetecer.

Y mi favorito:
4.
- Veo, veo.
-¿Qué ves?
- Te podría contar que me encantan tus zapatos de Rebeca Sanver y que bien por llevar esos tacones y no parecer beoda, que es lo que me suele pasar a mí, pero yo lo que veo es que los zapatos están encima de la cama, ¡encima de la cama!  

Y tras estas pruebas de agudeza visual, os pido un favor: no dejéis de publicar fotos. 









13 comentarios:

  1. Instagram alimenta mis peores pesadillas. Los backgrounds dan para mucho. Mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intuyo que lo pasas, como mínimo, tan bien como yo.

      Eliminar
    2. Los peores monstruos de la Tigre, como en los cuentos, se encuentran asomando debajo de la cama.

      Eliminar
  2. En mi casa hemos cambiado el mantel horrible que teníamos en la mesa del comedor! A ver si hago foto (de comida) y me dices que te parece ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exijo foto del antes y el después. Gracias por comentar, Alba.

      Eliminar
  3. y lo bien que lo pasamos! lo de los zapatos encima de la cama ya es un clásico, que tire la primera piedra el que no lo ha hecho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y luego reñimos a los hijos por pisar encima de las camas con zapatos!

      Sinprisa

      Eliminar
    2. Pues yo puse los zapatos para la foto y ya quise morir. Primera y última vez. Los zapatos al suelo.

      Eliminar
    3. ¡Ojo! Que en este blog somos muy de llamar a las autoridades sanitarias y lo mismo me da un plato roto que una posible caca de perro en la almohada.

      Eliminar
  4. Me das miedo!!! Yo soy crítica pero muy poco observadora. En ninguna de tus fotos hubiera visto lo que esconden...

    Y lo prefiero. Me da mucha vergüenza ajena ver según qué cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el tema. La vergüenza está en desuso.

      Eliminar
  5. Acostumbrada a poner toda la parafernalia en las fotos del blog de mi hija, las tres primeras las he adivinado, pero la verdad es que no me he percatado de que los zapatos estaban encima de la cama!! (Y los miro y remiro, y sigo sin verlo....)

    ResponderEliminar
  6. Dios mio!!!! M voy a apuntar a un curso de interiorismo y a otro de escaparatoligia para q a partir de ahora los elementos d mis fotos no t defrauden!!! Bodegones autenticos voy a hacer!!!

    ResponderEliminar