miércoles, 29 de enero de 2014

Pilar Albarracín o el arte excesivo

 
Yo tenía veinte años y estaba de puente en Sevilla. Mis tíos, modernos de carné (que no de borsalino), me llevaron a ver una exposición, en principio inofensiva. Recuerdo el impacto al ver un vídeo de una señora con un traje de flamenco blanco. A medida que la señora se iba pinchando en distintas partes de su cuerpo con un alfiler, iban apareciendo lunares de sangre sobre el vestido.
 
Imagen Pilar Albarracín. Lunares, 2004
En aquel momento no entendí absolutamente nada (y no tengo pudor alguno en reconocerlo) pero me impresionó y pasé el resto del fin de semana friendo a mis tíos a preguntas sobre la tal Pilar.

Desde hace décadas, la obra de Pilar Albarracín se vale de estereotipos y clichés patrios (fundamentalmente folklore andaluz) para hacer una crítica ácida y brutal de problemas actuales como la diferencia de género o las desigualdades sociales. Lejos de arengas y proclamas tan manidas como improductivas, ella emplea el arte como medio para sacudir las emociones y llamar la atención sobre una realidad. Escandalosamente. A lo bestia.
 
 
Fotografía Pilar Albarracín.
 Revolera, 2012
 
 
Fotografía Pilar Albarracín 
Sin título (Torera), 2009
 

Aunque su "obra estrella" son las performances y los vídeos, es capaz de tocar todos los palos con cierta gracia para conseguir su objetivo: pintura, fotografía, instalaciones, incluso bordados. Si tuviera que definirla con una palabra, sería "excesiva". En el mejor y más amplio sentido de la palabra.
 
 

Dibujo Pilar Albarracín
Serie mujeres barbudas, 1997
 
Imagen Pilar Albarracín
Mándala (carne), 2004
 
Realmente hay que ser de otra pasta para hacer un mándala budista de esta guisa y añadir en la descripción un explícito "Bragas sobre lienzo".

Ahora bien, excepto Iniesta, nadie es profeta en su tierra y es por ello que Pilar Albarracín tiene una entrada en la Wikipedia francesa y no en la española. 
 
Para terminar, un detalle curioso. Si bien durante 2012 y 2013 hemos visto como la filosofía buenrollista empapelaba de frases nuestra vida envolviéndola en tonos pastel, aquí os dejo un bordado suyo de 2008 en otra línea de contenido (y continente) algo diferente. Para gustos, colores. A mí el rojo de esta obra y el de la sangre de sus lunares me gustan bastante.
 
 
                                                        Bordado Pilar Albarracín, 2008 

21 comentarios:

  1. Lo de los lunares de sangre me tiene un poco conmocionada. Me quedo con los bordados amenazadores.

    Qué bien me va a venir este blog para hacerme la intelectual en sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que yo te diga Tigre, en tu próximo evento de castillo austrohúngaro, a los postres sacas el tema del toro post coital. Y por la puerta grande.

      Eliminar
  2. Ufff no la conocía y como supondras me ha gustado un rato largo, excepto lo e los alfileres que me ha dejado un poco así, pero el mandala es muy pero que muy peinetero yo creo que con bragas-faja hubiera tomado otras dimensiones.
    Gracias por el descubrimiento, en este país hay pocos profetas excepto los religiosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los mándalas tiran un poco hacia la relajación y las braga-fajas nos oprimen los higadillos... dejémoslo así.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo debo de seguir instalada en los 20 porque las reivindicaciones "artísticas" me resultan totalmente ajenas.

    Para mi, si no es bonito, no es arte.

    P.D. sáltenme al cuello con delicadeza, que tengo tendinitis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Si no es bonito, no es arte". Lo incluyo en el libro de tus teorías junto a "Si no tuviste mascota de pequeño, no puedes ser buena persona". Si me das una teoría por semana, te edito una agenda para 2015.

      Eliminar
    2. Oye, no reformules mis teorías!!! Yo nunca he dicho que un niño sin mascota no pueda ser buena persona, sino que los niños con mascotas son mejores adultos.

      Y, sí, me reitero. Igual que yo no hago música cuando berreo o aporreo una botella de anís, no hay arte en el feísmo.

      He dicho!

      Eliminar
    3. ¿Aporreas botellas de anís? ¿En serio? La verdad es que te pega todo.

      Eliminar
    4. ¿Qué esperas que te responda a eso? Aporrearía pianos si fuese rica...

      Eliminar
    5. Una Marimorena no es nada sin botella de anís.

      Eliminar
  5. No quisiera yo quitarle la ilusión a nadie, pero entre un mandala de bragas de 2004 y esta fiesta porcelanosa de "asuntos" de 1974 http://en.wikipedia.org/wiki/The_Dinner_Party , lo de Pilar me resulta un tanto déjà vu en general.

    Gwilt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué difícil es ser moderno, Gwilt...

      Eliminar
    2. Y a mí que este caso en concreto me parece muy tradicional: lo de los bordados, tan Mariana Pineda. Las bragas, tan 1970. El todo, tan 1910.

      Eliminar
    3. Gwilt, desde el cariño, o cambias un poquito el carácter o no va a haber valenciano que te haga paella los domingos.

      Eliminar
    4. Con lo que le gusta al mío el tema de la modernidad y Santiago Calatrava, tengo arroz y tartana suficientes.

      Gwilt

      Eliminar
  6. Me gusta y no tendría porque hacerlo. Creo que excita conciencias y promueve el debate, que ya me está bien. Como decía aquel: "desde que se inventó el bidé y la máquina de cortar fiambre, nada sabe como antes" con las expresiones artísticas pasa un poco lo mismo desde que se inventaron el cine y la fotografía: ahora hay que provocar ... lo que sea, desde sonrisas a arcadas.
    Es mi opinión, si no les gusta tengo otras (ésto tampoco es mío).
    Chinpún¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que "casi todo" está inventado, llevamos muchos años de humanidad pensante. Mientras no sea una provocación facilona, todo lo que nos llame la atención, bienvenido sea.

      Eliminar
    2. Necesito camiseta con la frase del bidé.

      Eliminar
  7. Creo q hay maneras y maneras. En la Facultad, en la asignatura de psiquiatria, me quedó muy claro que autolesionarse para llamar la atención sobre ti mismo o sobre algo es siempre una actitud patologica. También se hizo arte con la oreja d Van Gogh, pero no olvidemos que era esquizofrénico. No discuto si es arte o no, pues si ella lo hace con fines artísticos, es arte. Eso sí, es nuestra obligación ciudadana no permitir que un individuo se autolesione, ni que otros gocen con ello. Y menos si se trata de algo patológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. En este caso es una simulación con "ketchup" o algo similar, jeje, cargada de simbolismo pero no por ello deja de resultar impactante. Tiene también otra performance buscando la reacción de la gente al ver una chica sangrando por la calle. El uso de la sangre es recurrente en su obra... http://www.youtube.com/watch?v=_tvfmNeJ2wY

      Eliminar