martes, 4 de febrero de 2014

Los cuentos, cuentos son

El cuento literario se puede definir como aquella narración más o menos breve, escrita por un autor, con una intencionalidad artística no educadora y con elementos que se suelen acercar a lo fantástico. Es también conocido como relato. Dentro de la Teoría Literaria hay quien cree los dos conceptos son lo mismo hoy en día, pero que no lo fueron antaño. Hay también quien opina que el relato se detiene en los detalles y que el cuento, por su parte, se centra en la acción, en el factor sorpresa. Yo no creo que sea momento ni lugar de entrar en estas divergencias.

A mí me gustan los cuentos y punto.  Los que según Julio Cortázar te ganan por knock-out (nocaut para la RAE), los que según Edgar Allan Poe hay que leer de una sentada. Reconozco que fue ya en la carrera cuando me aficioné a leer cuentos. Tanta novela de lectura obligatoria en todas las de asignaturas de literatura hizo que hallara un maravilloso placer en leer algo que me llenara en poco tiempo, que me sorprendiera y que por su duración me permitiera volverlo a leer. El hecho de conocer a alguien a mitad de carrera que fuera fan del cuento hispanoamericano fue un extra.

Hay muchas recomendaciones por hacer, las imprescindibles son los ya citados Cortázar o Poe, y alguna otra que intentaré ir dando en este nuestro blog siempre que siga*. De momento no vamos mal, ¿verdad Boticaria? Sigo sin ir a eventos a comer y recibir regalos, pero al tiempo.

Jorge Luis Borges 

Uno de mis autores favoritos es Jorge Luis Borges. La altivez con la que escribe y la dificultad de sus textos me motiva. Me obliga a releer. Sus cuentos, relatos o cómo los queráis llamar, despiertan mi intelecto. Hacen que me sienta ignorante y a mí sentirme así me incita a querer saber. Y de repente, entre tanto conocimiento y tanta cita (alguna inventada, según mi profe, para provocar vértigo en el lector), nos lleva a un mundo fantástico, su mundo fantástico. De universos irreales y de tiempos paralelos o divergentes.

Me obligo a parar. Os aburro. Perdón. Me enrollo demasiado porque es un tema que me apasiona. Casi tanto como las fotos de IG.


Su tumba está en el cementerio de Plain Palais en Ginebra. En febrero de 2009 la visitamos.


Antes de despedirme os digo que mi relato favorito de Borges es Las tres versiones de Judas y que él escribió sobre El Aleph antes que Coelho y mucho antes de que Nena Daconte cantara. Otro cuento maravilloso es Funes el memorioso (dentro de Ficciones) cuyo inicio debería engancharos al instante:

“Lo recuerdo (yo no tengo derecho a pronunciar ese verbo sagrado, sólo un hombre en la tierra tuvo derecho y ese hombre ha muerto) con una oscura pasionaria en la mano, viéndola como nadie la ha visto, aunque la mirara desde el crepúsculo del día hasta el de la noche, toda una vida entera. Lo recuerdo, la cara taciturna y aindiada y singularmente remota, detrás del cigarrillo. Recuerdo (creo) sus manos afiladas de trenzador. Recuerdo cerca de esas manos un mate, con las armas de la Banda Oriental; recuerdo en la ventana de la casa una estera amarilla, con un vago paisaje lacustre.”





*Si esto no dura, sabed que quería hablar de Roald Dahl, Franz Kafka, Pere Calders, Mercè Rodoreda, Juan Rulfo, Francisco Ayala, Ernest Hemingway, Quim Monzó y un largo etcétera. 

11 comentarios:

  1. Me costo años poder leer a Borges. Lo intentaba y me daba cuenta de que no estaba a la altura.

    Has dado con una fan muy fan de los grandes de allende los mares.

    Aunque reconozco que, en general, soy más de novela que de cuentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que allende los mares hay y ha habido escritores maravillosos. Me has hecho recordar que cuando estuve en Berlín me compré una traducción de "Pedro Páramo" porque sí.

      Eliminar
  2. ¿Por qué me habéis borrado la tilde de costó?¿POR QUÉ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser cosa de la Gremlin que te tiene ojeriza.

      Eliminar
    2. Es tu subconsciente fumeta. A mí no me mires.

      Eliminar
  3. Os propongo, si no lo habéis leído ya, "De profundis" una epístola escrita por Oscar Wilde en 1897. Creo que os puede gustar.
    Delicioso el mundo de los cuentos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo he leído. Lo buscaré. Muchas gracias por la recomendación.

      Eliminar
  4. De Borges sólo he leido el Aleph. Sin dejar de admirar su genialidad, son más fan de la literatura semifantástica sudamericana.
    Yo también aprecio especialmente el cuento o relato como género literario. Llegué incluso a participar en un proyecto llamado Yoctocuentos, en el que un grupo de frikis escribiamos y recopilábamos cuentos d brevedad extrema, a veces de escasas palabras. Fue todo un reto supergratificante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que eres una escritora de microrrelatos y yo sin saberlo. ¡Eres una caja de sorpresas!

      Eliminar
  5. Que bien que escribes. Tu familia tiene que estar muy orgullosa de ti. Maui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La genética es bastante buena. Gràcies, Maui!

      Eliminar